Ética en los trasplantes de corazones de animales

¿O de quien serían las neuronas de nuestro corazón: del cerdo o nuestras?

 
Al leer la noticia de que le han trasplante a un señor de Maryland un corazón de cerdo, algo que no es nimio para este hombre porque era eso o palmarla, me ha venido a la mente un descubrimiento científico: existen unas 40.000 y sus red neuronal en nuestro corazón. (Fuente 1 y fuente 2).
Si te sorprende el descubrimiento como a nosotros y a la vez te preguntas si esas neuronas tienen alguna función en los pensamientos y emociones, como ocurre con las neuronas del cerebro, puedes llegar finalmente a preguntarte que ocurrirá con las personas que se vayan a trasplantar más partes de animales que también tengan neuronas, como es el intestino delgado.
Al final puede ser el comienzo de futuras investigaciones, como las que se hicieron en los efectos de corazones mecánicos al saberse que, por supuesto, carecían de neuronas. (relee el artículo nº 1).
“La conciencia en el cerebro: Descifrando el enigma de cómo el cerebro”  Escrito por Stanislas Dehaene 2014
Pero resulta que sabemos tan poco en realidad sobre el cerebro, el corazón o las neuronas que están en ambos que en realidad lo que estamos haciendo los neófitos es ciencia ficción ya que los científicos de verdad dicen que “de lo poco que sabemos…”.
Total que este artículo simplemente quiere recordarnos que los humanos seguimos jugando a ser Dios con temas como la salud o la ciencia y que si seguimos con los resultados que hemos tenido como especie, (con la tecnología y la capacidad de acabar con el hambre o las guerras que hoy tenemos), en las noticias vemos a donde hemos llegado.
“La conciencia en el cerebro: Descifrando el enigma de cómo el cerebro”  Escrito por Stanislas Dehaene 2014
 
Nosotros votamos porque la ciencia atada a la economía no se separe de los debates éticos y las personas de a pie entrenemos:
  • nuestra propia ética basada en el pensamiento crítico (preguntarnos quien nos dice lo que bueno o malo para llegar a nuestras propias ideas);
  • nuestros valores personales investigando que hace más falta en este mundo: dinero o respeto; estresarnos por los miedos del futuro o ayudar a nuestros vecinos y seres queridos como forma de vida comunitaria; escuchar la tv y noticieros para informarnos o preguntarnos que queremos en la vida: enfrentamientos o paz;
  • y que no olvidemos que la ciencia es una herramienta que sin ética y sin valores puede hacer tanto bien (¿acabar con el hambre y las guerras?) como mal (la ciencia de los astronautas nación de los misiles creados en la 2ª guerra mundial, los que aún tienen los arsenales de muchos países).

Lo que pensamos, sentimos y hacemos individualmente afecta a nuestro entorno inmediato y vida. Kike López Rubio