Feliz día: padres conscientes

Ser padre viene sin libro de instrucciones

… dice una frase popular (como ser madre 😉).

Ser consciente significa ser valiente como para evaluarte y ser capaz de mejorar aquello que descubras mejorable

¿Y qué significa ser un padre consciente? Sencillamente darse cuenta de lo que hace y porqué y para qué.

Sólo faltaría un detalle para que la crianza y el resto de labores sean lo mejor posible: hacerlo con equilibrio.

Nuestra marca (IEO) tiene esta palabra como bandera: el equilibrio.

Cómo hemos llegado a ser los padres que somos

Todo el mundo tiene su idea de qué es lo mejor para sus hijos: que ideales, que tipo de educación, cómo deben comportarse, etc. Y esa buena intención es la mejor para empezar ¿o no?

Resulta que nuestra experiencia personal nos condiciona y al final, según la neurociencia, nuestro inconsciente es el que va a dirigir nuestra forma de ser padres (con permiso de la presión social, sea positiva o negativa: no es lo mismo estar en un barrio marginal que pertenecer a la élite económica o militar).

Al final resulta que tu sensibilidad ante como fue tu propia educación como hijo, tus deseos de mejorar lo que tus padres hicieron para educarte, y ese lado rebelde adolescente ante todo lo que la sociedad debe mejorar, puede y suele ser sepultado por la vida: llámese falta de tiempo, los propios problemas que nos hacen olvidar los buenos deseos iniciales y podemos acabar cayendo en el conformismo sólo por que estamos “demasiado” ocupados en resolver nuestra propia vida.

¿Tras este panorama de no acción y frustraciones reprimidas que podemos hacer?

Sencillamente lo único que nos lleve a tomar las riendas de nuestra vida:

Conocernos a nosotros mismos y entrenar en nosotros lo que deseamos en los demás, como son nuestros hijos.

No existe una única fórmula, pues nuestra vida es única, pero de eso trata esto: el autoconocimiento y el trabajo personal basado en lo que descubramos.

Pasos para crecer como personas (y padres)

  1. Entrenar mi autoestima.
  2. Cómo me cuido física, mental, emocional y socialmente (esto incluye el lado espiritual en los creyentes).
  3. Como me relaciono con el mundo que me rodea: hoy empezamos con los hijos, pero debemos incluir a todos y a la naturaleza.
  4. Y volver al principio: continuar atendiendo todo como fórmula vital, incluido el autoconocimiento.

Si todo esto lo ponemos al servicio del equilibrio, estaremos en el camino.

Feliz día del padre consciente.